Si eres un joven emprendedor o estás a punto de convertirte en uno, te felicito. Crear una empresa es una de las decisiones más valientes que hayas podido tomar.

A continuación te detallamos algunos consejos. 

El tiempo es dinero cuando se empieza a construir un negocio

Se pasa mucho tiempo viajando a las reuniones, reuniéndose con las personas, la planificación de reuniones, etc. 

Uno de los activos más valiosos que los empresarios tienen es su tiempo, y cada momento que pasas haciendo cosas que no está relacionada con tu negocio es tiempo y dinero perdido. 

Un emprendedor  debe tener este tema muy pendiente.

Haz planes pesimistas

Y actúa optimista. Las cosas malas suceden a gente buena, y vale la pena estar preparado. Y si eres emprendedor  debes estar aún más preparado. 

Si no estás preparado financieramente para dar el salto a la iniciativa empresarial, no renuncies a tu trabajo hasta que estés listo.

No hay ninguna razón en el mundo para renunciar a tus ingresos cuando se puede trabajar en tu proyecto paralelamente a tu trabajo hasta que tenga tracción.

Para la mayoría de las personas solteras, recomendamos tener al menos 3 meses de gastos en una cuenta de ahorros para emergencias.

Si estas dispuesto a convertirte en un emprendedor, recomendamos dejar de lado más cercano a seis o nueve meses de efectivo en el ahorro que se puede recurrir si lo necesita.

Las cosas malas suceden, los clientes no siempre pagan a tiempo y hay que asegurarse de que haya que reservar dinero para mantenerse a flote en los momentos difíciles.

Aprende a manejar tu flujo de efectivo

El flujo de efectivo es uno de los factores financieros más importantes para el emprendedor. Se debe aprender a controlar cuando se administra una empresa.  La creación de un presupuesto y ajustarse a él siempre es muy importante sobre todo al inicio.

Establece objetivos claros y medibles cuando estas en la primera etapa, es fácil perder mucho tiempo pensando en el concepto.

Establecer metas mensurables, plazos reales desde el principio y hacer un seguimiento a tus progresos a lo largo del camino es algo que nunca se puede olvidar.

Dale seguimiento a tus gastos

Para muchos empresarios, el seguimiento de los gastos parece una actividad secundaria a la de la creación del plan de negocios, hablar con los clientes, etc.

Sin embargo, es muy importante crear un sistema de seguimiento de tus gastos cada mes, así que no tienes que luchar para obtener información cuando se necesitarlo.

No hay nada más frustrante que cavar a través de documentos en busca de la información financiera en tiempo de impuestos o recopilando informes financieros para los banqueros cuando no se dispone de la información disponible.

Enfócate en buscar tu primer cliente

Si no tienes clientes, no tienes negocio. Así que en lugar de gastar tiempo y dinero tratando de determinar quiénes son sus clientes, ir a un grupo de clientes potenciales y pedirles una pregunta muy simple, “¿compraría esto?” Si ellos dicen “no”, entonces pregunte, “¿por qué no?” la respuesta te dará una visión real de tu producto.

Busca a personas que no sean allegadas a ti y que pueden ser clientes potenciales y pedirles retroalimentación real.

Sé abierto y honesto con tus socios y accionistas

Una de las cosas más difícil para un emprendedor en una organización es la deshonestidad y la falta de comunicación. Esto es muy vital en empresas que están en la fase inicial que están en la búsqueda de los recursos financieros a para iniciar las operaciones.

Si actúas en sombra y secreto, la gente no confiara en ti. Del mismo modo si eres incapaz o no estás dispuesto a revelar los números que impulsaran el éxito del negocio, puedes perder la confianza de las personas que te servirán de fuentes de capital.

Si piensas ser un empresario y no tienes socios, encontrar algunos asesores y reúnelos trimestralmente para hablar con ellos de los números. Es a la vez una buena práctica y una manera de conseguir un poco de ayuda adicional e ideas para tu empresa.

Págate a ti mismo

Mientras que muchas empresas en fase inicial no tienen suficientes ingresos o dinero en efectivo para pagar  grandes salarios, tienes que encontrar la manera de pagarse a sí mismo en el camino. Si no lo hace, tú y el negocio están haciendo un mal servicio.

No hay nada más arriesgado desde la perspectiva de un accionista que dar dinero a alguien que “lo necesita.” Las personas que se encuentran en situaciones económicas desesperadas hacen cosas irracionales.

Para evitar este riesgo, no tengas miedo de pagarte un salario de acuerdo al tamaño del negocio y a medida que el mismo vaya creciendo, así deberían aumentar tus ingresos.

Mantén los gastos fijos bajos

En las primeras etapas de creación de una empresa, es inteligente para mantener sus gastos fijos lo más bajo posible. Como los ingresos de tu empresa van crecer con el tiempo, no puedes empezar gastar como una gran empresa. Pero, sea paciente.

Si necesita más espacio de oficinas, mira a ver si puedes compartir el espacio con un colega y así puedes dividir ese costo. Si hay un programa de incubadora de tu ciudad, échale un vistazo. Además, considera convertir tu casa o apartamento en un espacio de oficinas.

Así que antes de empezar a firmar contratos de alto precio de dos años con los proveedores, asegúrate de que tiene los ingresos o dinero que se necesita para cubrir sus costos