Seguramente sabes que las deudas de consumidor causan problemas financieros. Pero también es posible crear riqueza utilizando las deudas.


Aprende 3 tipos de deuda buena, que te ayudarán a mejorar la condición de tus finanzas.

A menudo mencionamos que las deudas de consumidor te hacen pobre, te sacan dinero de tu bolsillo y te roban tu libertad. En resumen, debes evitar deudas de consumidor por todos los medios, no tomar préstamos, y no usar el límite en las tarjeta de crédito.

Pero, ¿son todas las deudas tan malas? ¿O existen compras razonables para tomar un préstamo? Responderemos a estas preguntas. Porque a veces vale la pena endeudarse.

Vamos por 3 tipos de deudas que pueden ser una opción para ti.



1. Préstamo hipotecario


Comprar la casa es un gasto tan grande, que pocos tenemos suficiente dinero en efectivo para hacerlo. No cualquiera quiere esperar, entonces tomamos una hipoteca para realizar el sueño de tener un lugar propio. Y… no hay nada de malo en ello.

Si has considerado las opciones que tienes, de comprar o alquilar, y te te resulta que comprar es mejor, entonces la deuda de hipoteca es una deuda buena.

Obtienes una vivienda, que es un inmueble, y no es algo que consumes. En general, la casa mantiene su valor o incluso su valor aumenta con el paso del tiempo, y por lo tanto es una compra razonable desde el punto de vista financiero.


2. Préstamo para inversiones



Definitivamente no debes tomar deudas para invertir dinero en la bolsa de valores, porque es poco probable que las ganancias cubran los pagos del préstamo.

Pero puedes considerar tomar una deuda para generar otros ingresos.

Es decir, tomas un préstamo – usas este dinero para aumentar tus ganancias  – pagas la deuda y te quedas con un nivel más alto de ingresos.

Para lograrlo, el dinero del préstamo puedes invertirlo en:

  • El desarrollo de tu negocio.
  • Una formación – para obtener un nuevo conocimiento y habilidades, que después usarás para generar más dinero.
  • Compra de materiales y herramientas para realizar tu trabajo – por ejemplo hay una gran diferencia entre comprar una portátil para jugar videojuegos, y una portátil para trabajar. Este primero nunca se debe comprar en cuotas, pero puedes considerar usar cuotas para comprar el segundo.

Es como trabaja la deuda buena – te endeudas con el propósito de mejorar la condición de tus finanzas. Si tienes una idea para desarrollarte o desarrollar tu negocio, y lo único que te detiene es la falta de dinero, puedes aprovechar el dinero de un préstamo.

Sin embargo, ¿qué pasaría si tomas la deuda y no logras ganar dinero? Siempre considera este escenario antes de tomar la decisión.

Necesitas prepararte para cada eventualidad, y asegurarte, que tienes un plan B en caso de perder el dinero de la inversión.

Y con este llegamos a tercer tipo de deuda que puedes considerar.



3. Prestamos en país con alta inflación





Por ejemplo, compras una bicicleta para venderla en unos meses con el precio 40% más alto. Si los intereses de los pagos son menores que dicho 40%, obtienes ganancia en ello.

Necesitas tener en cuenta estos 2 condiciones:

Esto funciona solo en países con alto nivel de inflación

Es una inversión, y compras en deuda solo las cosas que puedes vender fácilmente, después.

Entonces, aquí también usas el dinero, para hacer más dinero, igual que en punto anterior, donde hemos hablado de usar los préstamos para aumentar tus ingresos.

¿Ya sabes cuál es la diferencia entre deuda buena y deuda mala?

Deuda mala contra deuda buena

Endeudarse tiene sentido si:

  • Compras la casa en condiciones razonables.
  • Compras algo que aumenta su valor en el tiempo, y que puedes venderlo después con ganancia, más altas que el costo del  préstamo.
  • Inviertes el dinero de la deuda, para aumentar tus ingresos.

Si te endeudas para obtener beneficios financieros, esto es una deuda buena.

Por otro lado evita: tomar prestamos, pagar con tarjeta o en cuotas para adquirir cualquier cosas que no necesitas.

Si deseas un mejor celular, computadora, un televisor más o un carro de otro color, puedes tenerlos, pero solo cuando tus finanzas te lo permitan.

No compres al crédito cosas que roben el dinero que duramente has ganado. Estas son deudas malas que no quieres tener.

Si no estas seguro, es mejor no endeudarte.

También puedes visitar nuestro artículo de 8 Consejos para mejorar sus finanzas personales.