A pesar de que tener nuestras finanzas en orden es uno de los rasgos más típicos de lo que constituye «ser adulto». Muchos de nosotros luchamos durante largo tiempo con la manera de lograrlo. Aquí 5 consejos para planificar tus finanzas personales.

Por lo general, salimos al mundo laboral sin muchas nociones con respecto a manejar nuestro dinero, teniendo que aprender a base de errores e intuición. Casi nunca nos enseñan a manejar el dinero en ningún nivel o grado del sistema educativo.

1. Calcula el precio de las cosas en términos de tiempo

Mi primer consejo quizás te suene un poco raro -y te aseguro que puede sonar raro si intentas explicárselo a otras personas- pero es extremadamente útil: Antes de comprar algo, piensa en cuánto cuesta en términos de las horas que necesitas trabajar para pagar por él.

Piensa en cuánto es su costo por uso: es decir, el costo total dividido entre las veces que lo usarás.

Por ejemplo, si un par de jeans cuesta $90, y tu salario por hora es $10, necesitas trabajar diez horas para comprarlo.

Sumado a eso, si el par de jeans es de buena calidad, y podrás usarlo muchas veces, es diferente a si se deshará en unos cuantos usos o si pasará de moda y no te lo pondrás más.

No es lo mismo una prenda de $90 que usarás dos veces ($45 por cada uso) que una que usarás todos los días por seis meses.

2. Identifica y elimina los gastos innecesarios

Esto obviamente depende de cada persona, pero, por ejemplo, mucha gente consume todo su contenido de entretenimiento a través de Internet.

Esas personas podrían fácilmente deshacerse de una factura de televisión por cable.

Igualmente, si comes fuera muy seguido, quizás te venga bien hacer un cálculo de cuánto te ahorrarías si cambiaras un poco tus hábitos.

3. Lleva un diario de gastos

Durante al menos un par de meses, anota todo lo que gastas, detallando no sólo el monto sino el concepto, la fecha, e incluso la hora. Esto te ayudará a encontrar patrones en tus hábitos de consumo.

Hay aplicaciones de finanzas que pueden resultarte muy útiles si prefieres hacerlo en digital, y además tienen la ventaja de que te ayudan a analizar -con gráficos y demás-. Estos patrones y hábitos en tu manera de gastar dinero.

4. Fija un presupuesto

Sí, ya sé que tener un presupuesto suena al último paso antes de convertirte en tus padres. Pero la realidad es que un presupuesto, aunque sea uno general y con ciertas libertades.

Es la única manera de llevar un registro de todos tus ingresos y egresos y de asegurarte de que nunca te quedes sin dinero para pagar las facturas.

Existen aplicaciones para llevar presupuestos, o puedes hacerlo en una hoja de cálculo en tu computadora, o simplemente en un pedazo de papel.

Una vez hecho esto, ya has identificado cuáles son en realidad tus gastos, y estás en capacidad de priorizarlos y estimar cantidades aproximadas para ellos.

5. Crea el hábito de ahorrar

Ahorrar puede ser extremadamente difícil cuando no estamos en control de nuestras finanzas, y suele suceder que somos inconsistentes o que terminamos gastando el dinero a la primera oportunidad.

Es útil establecer una meta, pensar en lo que harás con el dinero una vez que la hayas alcanzado: por ejemplo, ahorrar para un viaje que siempre hayas querido hacer. Una vez que tengas el hábito, es más fácil seguir haciéndolo incluso sin la meta.

Para mayor información sobre este tema puedes revisar nuestro artículo anterior 5 consejos de ahorro y manejo de gastos